Acerca de la manta térmica agrícola

¿Para qué sirve tener una manta térmica agrícola?

 

Hay muchísimas cosas para tener en cuenta a la hora de cuidar nuestros cultivos, bien sea de verduras, frutas, flores u hortalizas (Desde sistemas de riego, insecticidas, entutorados, etc.) Una de las cosas que más debemos tener en cuenta es la temperatura y qué cantidad de sol recibirán nuestros huertos, pues es bien sabido que estas condiciones pueden variar dependiendo del lugar donde nos encontremos y del tipo de cultivo que tengamos, aun dentro de un invernadero.

manta termica agricola

Ya que esta puede ser utilizada tanto en invernaderos como al aire libre, dada su versatilidad.

La manera más fácil, practica y accesible de solucionar estos problemas es con el uso de una manta térmica agrícola.

-. ¿En qué consiste la manta térmica agrícola?:

En esencia, es una gran manta elaborada de manera geotextil, esto quiere decir que está fabricada con una tela permeable y flexible de fibras sintéticas (generalmente poliéster) sumamente liviana y con tratamiento contra los rayos ultravioleta, pero que permite pasar la luz solar. Es importante destacar que la instalación y utilización de la manta termina no afecta de ninguna manera al Medio Ambiente. Suele ser de color blanco.

-. ¿Para qué sirve tener una manta térmica agrícola?:

rollo de tela termica

Tiene una gran facilidad de uso, además de su bajo costo.

Principalmente, la correcta colocación de esta manta logra incrementar la temperatura entre dos a cinco grados con respecto a la temperatura ambiente, protegiendo nuestras plantas del frio, las escarchas y los vientos invernales. Esto la hace ideal para la protección de cultivos a campo abierto frente a la disminución del clima (sobre todo en las noches de otoño e invierno), aunque no está de más tenerla también en nuestro invernadero. Debido a su porosidad y los materiales con los que está fabricada, permite el paso del agua favoreciendo la fertilización y el riego (no es necesario retirarla a la hora de regar), pero protegiendo nuestro cultivo de una lluvia excesiva o una escarcha, como dijimos anteriormente. El hecho de ser porosa también le permite una correcta ventilación y protección contra una ventisca fuerte, además de un paso regulado y suficiente de luz solar sin ninguna dificultad, pues posee una transparencia del 80%. Esta es una gran ventaja frente a simplemente cubrir nuestras plantas con cualquier tipo de plástico ya que consigue crear un microclima adecuado y a la vez es transpirable. Además, como un plus a todos sus beneficios, protege eficientemente contra las plagas que afectan los cultivos (pájaros, mosca de la fruta, ácaros, pulgones, orugas, etc.) Esto implica un ahorro considerable en insecticidas y la obtención de un producto más ecológico. Todos estos factores garantizan una mayor productividad y calidad de parte de nuestros cultivos.

-. Áreas de aplicación:

La manta térmica agrícola puede ser utilizada en:

  • Agricultura, horticultura, fruticultura y viveros
  • Invernaderos
  • Cultivos al aire libre (lechugas, melones, fresas, pimentones, etc.)
  • Siembras precoces o fuera de temporada
  • Cultivo de hortalizas (teniendo en cuenta sus características)
  • Cultivo de flores (Es importante recordar que deben ser descubiertas antes de la floración y luego volver a colocar la manta térmica)
  • En campos deportivos (protege eficientemente el césped de dichos campos)

-. ¿Cómo instalar una manta térmica agrícola?:

Es importante tener en cuenta los siguientes aspectos para la instalación óptima de la manta térmica:

  • El suelo puede estar previamente preparado mediante surcos o en caballones.
  • Debe ser manipulada con cuidado, pues es un material muy fino.
  • Se recomienda su colocación con buen tiempo, sin ningún tipo de lluvia o ventisca. Preferiblemente con un viento débil.
  • Debe ser colocada siempre en dirección al viento para asegurar una mejor resistencia. No debe quedar ni demasiado floja ni demasiado tensa.
  • Si el tiempo es caluroso es preferible colocarla por la mañana temprano o por la tarde.
  • Se debe dejar un margen considerable tanto a un lado de las plantas como por encima de ellas para permitirles un crecimiento sin dificultades.
  • El tejido necesita estar fijado a lo largo del perímetro. Se aconseja echar una pala de tierra a intervalos regulares. Aproximadamente cada metro de distancia.
  • El fijado de la manta es sumamente importante, ya que el viento podría desplazarla, dejando expuestas nuestras plantaciones. Es recomendable fijar las esquinas con piquetas o clavos pequeños.
  • En el caso de árboles frutales, lo que debemos hacer es crear una especie de “iglú” o tienda de campaña alrededor de este, teniendo en cuenta sus dimensiones. Creamos una estructura con varillas metálicas, de madera o de caña, bien sea en forma de cubo, de tienda o de arco alrededor del árbol que deseemos cubrir. Es importante dejar el espacio optimo para el crecimiento y enterrar las varillas suficientemente en caso de que deban soportar fuertes rachas de viento (25 cm es lo más recomendable). Por último, cubriremos con la manta térmica dicha estructura. Es recomendable fijarla mediante alambres pequeños a las varillas para evitar su desplazamiento.

    tela anti-heladas

    Se debe alisar el terreno y eliminar las malas hierbas de la zona que va a cubrir la manta térmica.

En caso de que debamos retirar la manta térmica, la quitaremos un día que haga buen tiempo, sin demasiado viento ni demasiado calor y por supuesto, que no haya riesgo de heladas que puedan arruinar los trabajos realizados en los cultivos. Es importante recordar regar las plantas apenas se retire la manta, ya que van a quedar directamente expuestas al sol y al viento luego de un largo periodo de protección, de esta manera evitaremos que se deshidraten.

Es importante recordar que al terminar la utilización de nuestra manta térmica, al finalizar la temporada de cultivos, debe retirarse en dirección al viento y puesta a secar. Puede guardarse correctamente enrollada y limpia de tierra y hojas en un lugar  fresco y seco, donde no esté expuesta a los elementos. De esta manera podremos utilizarla en una siguiente temporada y así continuar disfrutando de sus beneficios.

En resumen, la adquisición de una manta térmica agrícola será un beneficio a largo plazo para nuestros cultivos, ya que esta garantizara su protección y optimo desarrollo, aumentando así la cantidad y la calidad de nuestra producción, y por ende nuestro beneficio. Además, ¡nuestras plantas nos lo agradecerán!